MUJERES TECHIES: MITOS Y OPORTUNIDADES EN LAS CARRERAS STEM EN MÉXICO

MUJERES TECHIES, STEM

5 de enero del 2019 | por Sabina Schneider, Chief Solution Officer LATAM de Globant

MUJERES TECHIES, STEM, SABINA SCHNEIDER

Sabina Schneider, Globant

En los años 40’, la programación era considerada una profesión femenina. Más del 50% de los profesionales eran mujeres, y era visto como una vocación natural para ellas. Pero, al terminar la Segunda Guerra y con el paso de los años, las cosas fueron cambiando. La programación empezaba a ser reconocida como desafiante intelectualmente y a ser asociada con actividades más masculinas como jugar al ajedrez. Los salarios estaban aumentando significativamente, lo que hacía que más hombres se interesaran en ella y buscaran aumentar su propio prestigio, mientras desalentaban el ingreso de mujeres en el campo, como relata el historiador Nathan Ensmenger.

En la cultura popular, encontramos referencias históricas del papel fundamental de las mujeres en tareas de programación, por ejemplo, en la película “Talentos Ocultos”, que narra el trabajo de mujeres que enfrentaron circunstancias adversas en la NASA, teniendo que idear programas y realizando cálculos que las colocaba como verdaderas “computadoras humanas”.

Con el tiempo, la idea de que las computadoras son para niños se convirtió en una narrativa sobre la informática; también se consolidó el concepto de ‘geeks’ y se creó la cultura del ‘techie’, predominantemente masculina. Lo que era una profesión con más del 50% de cupo femenino, pasó en los años 80’ a un 30% y hoy el porcentaje de mujeres en Ciencias de la Computación se encuentra por debajo del 20%.

En la actualidad, esta desproporción se convirtió en un problema para la industria. En México, el sector con el mayor número de vacantes en las principales bolsas de trabajo en línea es el tecnológico, con un total aproximado de 37,600 vacantes, seguido por el digital, con un aproximado de 12,400 puestos.

¿Cuál es la razón por la cual faltan mujeres en esta industria? Las chicas eligen cada vez menos estudiar Ciencias de la Computación porque los perjuicios y la falta de apoyo de sus contextos, hacen que  consideren que es muy complicado y relacionan que lo complejo “es para hombres”. Esto último se justifica en que actualmente tanto en las universidades como en las empresas hay una amplia mayoría masculina, generando un círculo vicioso.

Estudios sobre percepción de la habilidad intelectual 1, muestran que las niñas en los primeros años del primario tienen mayor tendencia a elegir juegos en los que hay que esforzarse mucho, pero en cambio, se ven desmotivadas en juegos que son para personas “muy, muy inteligentes”, diferencia que no ocurriría en los niños.

Durante su crecimiento, esta tendencia se cristaliza, y se materializa en la baja representación de mujeres en carreras STEM y campos de humanidades donde se cree que sus miembros deben ser brillantes. Si esta visión se cambiara por la idea de que la habilidad no requiere de genio sino de esfuerzo, más mujeres se sentirían motivadas a estudiarlas.

Este no es un problema exclusivo de México, sino de muchos países. Por eso, en diciembre del 2015, la ONU decidió establecer el 11 de febrero como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, poniendo de manifiesto que ellas “siguen enfrentándose a barreras que les impiden participar plenamente en esta disciplina”. Esta fecha permite visibilizar el trabajo de las científicas, crear roles femeninos en los ámbitos de la Ciencia y la Ingeniería, y promover prácticas que favorezcan la igualdad de género en el ámbito científico.

El software está revolucionando todos los aspectos de nuestra vida. Es por ello que una parte muy importante del trabajo del futuro va a requerir conocimientos de informática, y las mujeres jugarán un papel clave aportando una visión enriquecedora y diversas lecturas de coyunturas que estamos convencidos serán de gran aporte.

 

Nota:

  1. Gender stereotypes about intellectual ability emerge early and influence children’s interests. Science Magazine: http://science.sciencemag.org/content/355/6323/389
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Etiquetas: , , , , , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *