¿ESTÁ SU EMPRESA PREPARADA PARA EL FUTURO?

19 de julio del 2017 | por Prof. Luis Vives, ESADE Business School

ESADE, LUIS VIVES, MMBA

Luis Vives, Dir. del MMBA de ESADE

¿Se imaginan cómo será el mundo dentro de 10 años, en el 2027? ¿Qué compañías serán las más relevantes y cuáles habrán desaparecido? La esencia de la estrategia consiste en entender el futuro, y construir diferentes escenarios para tomar decisiones.

Aunque mirar hacia atrás no siempre es garantía para entender lo que va a pasar en el futuro, nos ayuda a ganar perspectiva sobre la trayectoria y la velocidad de los cambios que están aconteciendo. Ya que nos estamos preguntando si su empresa estará preparada para el 2027, echemos la vista atrás 10 años para entender que ha pasado desde entonces.

2007 fue el año que vio nacer al iPhone, y con su llegada los smartphones han transformado la manera en la que nos relacionamos tanto a nivel personal como en nuestra faceta como consumidores. También fue el año que el petróleo pasó de sus mínimos en enero de $50 el barril, para alcanzar un precio de $97 en el mes de noviembre y continuar subiendo hasta los casi $140 en el año 2008. También 2007 representó el comienzo de la crisis financiera desatada por las hipotecas subprime.

Cuando comparamos la lista de las 10 mayores compañías del mundo (por capitalización en bolsa) entre 2007 y 2017, sólo 2 de las Top 10 en 2007 se mantienen (Exxon Mobil y Microsoft). Hemos pasado de tener una lista dominada por empresas del mundo de la energía (con 5 compañías en el Top 10), a una dominada por empresas del mundo de la tecnología (6 de las Top 10 vienen de ese sector, siendo ya 4 del Top 5). Por ello, algunos autores afirman que el recurso más valioso del planeta este siglo ya no es el petróleo, sino los datos.

ESADE, EMPRESAS, FUTURO,MMBA

Pero esta transformación no se está produciendo sólo entre las compañías de mayor tamaño. En prácticamente cualquier sector de la economía, podemos identificar nuevos jugadores (grandes y pequeños) que han venido a cambiar las reglas del juego y están haciendo tambalear la posición de los líderes tradicionales. Piensen en la relación entre Walmart y Amazon, Marriot y Airbnb, el sector del taxi y Uber, o la ya desaparecida Blockbuster y Netflix. ¿Cónoce a los challengers de su sector? ¿sabe quiénes son aquellas empresas que pueden transformar la configuración y el status-quo de su industria?

La transformación en el futuro vendrá determinada por elementos que ya forman parte de nuestra conversación hoy: digitalización, inteligencia artificial, Big Data, el Internet de las cosas, la realidad virtual, la automatización…

Para definir este mundo incierto, algunos autores utilizan el acrónimo VUCA (Volátil, Incierto, Completo y Ambiguo). A mí me gusta pensar que el acrónimo VUCA también nos da las pistas sobre cómo debemos responder para triunfar en este contexto. Las empresas hoy en día deben ser Veloces, Únicas, Colaborativas y con capacidad de Adaptación. Hoy, en muchas ocasiones la velocidad supera al tamaño, y el ser único no implica hacerlo sólo, sino ser capaz de construir un ecosistema a través de innovar y colaborar con otras empresas del entorno.

Para ello, es fundamental crear una cultura que permita la innovación en su empresa. Pero, ¿cómo se consigue que una compañía se vuelva innovadora? Muchas lo intentan y no lo consiguen. ¿Por qué? Porque la innovación requiere hacer las cosas de otra manera, requiere aceptar que el error es una parte fundamental de la creación de nuevas soluciones, y porque vivimos en un mundo en el que la experimentación ha pasado a ser más importante en muchos casos que la invención planificada. Tenemos que ser capaces de preguntarnos primero cuál es el objetivo para después establecer las reglas, y no al revés. Muchas de nuestras compañías están acostumbradas a trabajar con reglas y a partir de ahí pensar en innovación.

Las empresas que triunfan son aquellas que consiguen hacerse imprescindibles en nuestras vidas y que no podamos concebir nuestro día a día sin ellas. Se han planteado: ¿qué pasaría mañana si su empresa desapareciera? ¿quiénes le echarían de menos? ¿por qué?

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, resume en 3 grandes ideas la base del éxito de su compañía:

  1. Obsesionarse con el cliente (y no con los competidores)
  2. Inventar (de parte del cliente). Entendiendo sus preocupaciones y necesidades para a partir de las mismas buscar nuevos productos y maneras de hacer
  3. Y pensar en el largo plazo

Tenemos que ser capaces de convertir a nuestras compañías en empresas genuinamente interesadas en el cliente, que entiende necesitan soluciones para resolver sus problemas y no “productos”. En este contexto, la tecnología supone una herramienta clave para poder aportar nuevas soluciones, pero no es la solución en si misma. Es tan sólo una herramienta.

Así que, si no lo ha pensado todavía, plantéese qué elementos van a ser claves para que su compañía sea una empresa de éxito en el 2027. Al final, como dijo el Profesor Richardson en el mundo de las empresas, como en el mundo de las personas podemos diferenciar 3 tipos: “Those who make it happen, those who let it happen, and those who wonder what happened” (“Aquellos que hacen que las cosas sucedan, aquellos que permiten que las cosas sucedan, y aquellos que se preguntan qué pasó”). ¿A qué grupo quiere pertenecer usted?

Acerca del Autor: El Profesor Luis Vives es Director del Multinational MBA de ESADE Business School.

Liga de interés: www.the-multinational-mba.com

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,




  1. NOEL LEON

    El impacto que de las innovadoras start-ups (transformación digital, inclusión financiera, ciberseguridad y blockchain, entre otros temas.) sobre las instituciones bancarias y financieras es indiscutible. La amenaza de la competitividad llega por doquier en un momento en que el comportamiento del cliente cambia rápidamente. Si las instituciones tradicionales sobreviven a la era digital, deberán acoger la innovación y encontrar formas de asociarse con los agentes del cambio.