DÍA DE LA CONCIENCIA AMBIENTAL, DE LA SUSTENTABILIDAD A LA SOSTENIBILIDAD

26 de septiembre del 2017 | por Javier Arce, Director de Desarrollo de Hoteles City Express

 CITY EXPRESS, SUSTENTABILIDAD, CONCIENCIA AMBIENTAL

Javier Arce

¿Por qué celebramos el Día de la Conciencia Ambiental? Es una ocasión para adquirir mayor conocimiento sobre el cuidado del medio ambiente y, con ello, poder contagiar al mayor número de personas.

El concepto de “contagio” es especialmente relevante. Tener conciencia es lo opuesto a conocer las cosas sólo de manera superficial. Cuando se tiene conciencia se puede hacer un compromiso para generar un cambio. Al realizar acciones que promuevan ese cambio, la gente se da cuenta de ello y se empieza a sumar.

En el Día de la Conciencia Ambiental, 27 de septiembre, se recuerda a siete personas que fallecieron en Argentina por un escape de gas cianhídrico, formado por la combinación de sales de cianuro y ácido sulfúrico que habían sido vertidos al desagüe de manera irresponsable. Inconsciente. Ese accidente era por completo evitable, tan sólo con que la gente hubiera tenido mayor conciencia ambiental, para no tirar ese tipo de residuos.

La difusión de la conciencia ambiental siempre tiene que ver con lo social: con integrar a las diferentes comunidades para que se comparta un conocimiento que es benéfico para todos. Por ello, algo que podemos aprender este día es la diferencia entre la sustentabilidad y la sostenibilidad.

Sustentable es algo que puede sostenerse por sí mismo, mientras que sostenible es algo que se mantiene gracias a que lo permiten las condiciones económicas, sociales y ambientales. Para ponerlo de una manera simple, sustentabilidad es cuidar los recursos naturales hoy, para que las generaciones futuras tengan un mejor planeta para vivir. Sostenibilidad es exactamente lo mismo, pero agregando el cuidado y respeto a todas las comunidades. Tiene que ver con el desarrollo armónico: que el desarrollo de empresas, por ejemplo, no afecte los valores culturales de una zona, sino que los promueva. Las empresas del ramo turístico tienen la responsabilidad de ser no sólo sustentables, sino también sostenibles.

En la segunda mitad del siglo XX, cuando se dio un primer gran desarrollo hotelero a nivel global, no estaba tan desarrollada la conciencia ambiental, por lo que el impacto ecológico de los hoteles era considerable. Hoy en día, gracias a que esta conciencia se ha expandido, los mismos viajeros son los que se informan de cuáles son las cadenas que realmente tienen un cuidado por el medio ambiente y prefieren hospedarse en ellos. Ahora esta conciencia da un paso más allá: los hoteleros debemos conocer la cultura de cada lugar y compartirla con nuestros huéspedes, para que ellos también aprendan de ella. La cadenas tienen el deber de capacitar a su personal para que recomiende los mejores restaurantes de cada lugar, las artesanías más destacadas, los paseos por los alrededores y los guías locales. Nadie mejor que un habitante nativo para que transmita su cultura a los visitantes.

La sostenibilidad también promueve el consumo de lo que se produce en cada lugar, como el café o las hortalizas de los productores orgánicos. Se impulsa el comercio justo, con acciones que no se quedan ahí, sino en el involucramiento cada vez más activo, por ejemplo con programas de alfabetización o donaciones a las comunidades más apartadas.

Como vemos, el concepto de sostenibilidad tiene que ver con lo ambiental, pero también con lo social. Porque no basta con cuidar el agua, los árboles y la naturaleza, sino tener la conciencia de que todos somos miembros de una misma especie, y que un colectivo no puede progresar por sí solo.

Un ejemplo importante son los talamontes de zonas boscosas que han sido integrados a programas de reforestación. Al integrar a la gente en la economía formal y al difundir la conciencia de que el cuidado del entorno genera recursos turísticos para todos, ellos mismos colaboran impidiendo que otros talen los árboles. Esa es la magia del contagio: de compartir las acciones que promueven el desarrollo local.

También, las cadenas hoteleras que se guían por principios de sostenibilidad tienen programas de inclusión laboral. En ellas no se discrimina por ninguna razón e incluso se fomenta la integración de personas con capacidades diferentes, como lo ha hecho Hoteles City Express.

Hoy en día vivimos momentos de grandes definiciones. Debemos afianzar una conciencia ambiental sostenible, para transitar a un mundo cada vez más justo y armónico. Si lo observamos con detenimiento, la inclusión nos vuelve al concepto de unidad de todo lo que existe. Hay una unidad profunda de la naturaleza con las sociedades que habitan en ella.

Si hacemos daño a una parte, es el todo el que se ve afectado. En cambio, si compartimos el progreso con las comunidades, podemos trabajar en conjunto para tener un desarrollo armónico. Sí podemos lograrlo. Podemos satisfacer las necesidades actuales de todos los habitantes de nuestro hermoso planeta, sin comprometer los recursos del futuro.

En Hoteles City Express llevamos a cabo todas estas prácticas y algunas otras más que hacen del cuidado de nuestra Madre Tierra un ejercicio cotidiano. Nuestras construcciones están diseñadas con materiales térmicos para bajar el consumo energético. Contamos con certificaciones que nos avalan como empresa sustentable y socialmente responsables, fuimos la primera cadena en introducir prácticas sostenibles y ambientalmente amigables, lo que nos valió ser la primera en obtener, en Latinoamérica, la certificación LEED-EB-O&M; reconocimiento que otorga el Consejo de Edificios Verdes de Estados Unidos (USGBC).

Así mismo fuimos la primera empresa a nivel internacional en recibir la certificación EDGE, programa del International Finance Corporation (IFC) del Banco Mundial para edificios verdes. También nos hicieron la invitación para participar en la certificación Biosphere Responsible Tourism iniciativa del Instituto de Turismo Sustentable (ITR) abalada por la UNESCO: La cadena se une a este proceso de certificación convirtiéndose en la primera compañía a nivel América en hacerlo. Hemos capacitado a todo nuestro personal con esta filosofía, de modo que nuestros procesos los implementan en el trabajo y además se los llevan a casa. De igual forma, el 100% de nuestros hoteles cuentan con tecnología de ahorro de agua en regaderas y lavabos, utilizamos productos que se degradan en tres meses y nuestro sistema de aire acondicionado es de Mini Split, el más avanzado de todos.

 

Liga de interés:

https://cityexpress.com

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Etiquetas: , , , , , , , , , ,




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*